Mercados financieros

Tabla de Contenido

Mercados Financieros

En este apartado vamos a tomar contacto con los mercados. Como en el estudio de cualquier materia, antes de abordar el apartado práctico, debemos atravesar una primera fase de aprendizaje teórico. Durante este tema vamos a estudiar las principales teorías financieras con las que sentaremos las bases conceptuales, los productos de inversión que podemos encontrar y sus características, y un último bloque más entretenido sobre cómo se forman los precios.

Los mercados financieros son espacios en los que se negocian instrumentos financieros entre los agentes económicos. Esa interacción entre compradores y vendedores, bajo la ley de la oferta y la demanda, es lo que determina en última instancia el precio de las activos.

El principal objetivo de los mercados financieros es facilitar la negociación; es decir, poner en contacto a quienes buscan financiación para el desarrollo de su actividad (ya sean empresas o Estados) con quienes ofrecen inversión en búsqueda de rentas.

Además de servir de intermediarios y de favorecer la fijación de precios de forma competitiva, los mercados sirven para proporcionar liquidez, lo que lleva a una reducción  de costes de intermediación y a una asignación de recursos mas eficiente.

Este artículo es un extracto de mi libro:

Trading e Inversión para Principiantes

en el que aprenderás...

trading e inversión para principiantes

Si te gusta el contenido te animo a que compres el libro. Podrás ver los gráficos de apoyo que van con el artículo y mucho más!

Tipos de mercados

Existen diferentes clasificaciones para los mercados financieros dependiendo del criterio de evaluación, los más importantes son:

Según la fase de negociación:

  • Primarios. Donde se emiten nuevos valores, como deuda pública o bonos corporativos.
  • Secundarios. Donde se negocian los valores ya emitidos, como acciones o derivados.

Según el grado de formalización:

  • Centralizados. Negociación pública y transparente en mercados organizados.
  • No centralizados. OTC por sus siglas Over The Counter. Las transacciones se producen de manera privada, fuera de los mercados centralizados.

Según los tipos de activos:

  • Mercado monetario. Se negocia dinero y otros activos de corto plazo como préstamos, letras del tesoro, etc.
  • Mercado de capitales. Comprende los mercados de renta fija, renta variable y de derivados. Se negocian activos con un mayor nivel de riesgo como acciones, y activos con vencimiento a medio y largo plazo como deuda.

Según el momento de la liquidación:

  • Mercado al contado (spot). Se trata de un intercambio entre agentes cuya liquidación se hace de forma instantánea, o como mucho en un plazo de dos días. Generalmente tienen un uso mas real y menos especulativo. Sus participantes suelen acudir a él en base a unas necesidades reales.
  • Mercados con vencimiento futuro. En él se aplican vencimientos futuros para la compra o venta del activo; es decir, se aplaza al futuro la ejecución del acuerdo. Dos de los mercados de derivados más importantes dentro del mundo institucional son los mercados de opciones y futuros. Tienen un carácter más especulativo y se suelen utilizar por los grandes agentes como instrumentos para el control del riesgo.

Funciones de los mercados financieros

Los mercados bursátiles facilitan tres aspectos fundamentales en la economía:

  • El aumento del capital (acciones).

  • La transferencia de riesgo o cobertura (derivados).

  • El comercio internacional (divisas).

La bolsa de valores se utilizan para reunir a aquellos participantes que tienen capital y buscan la compra de activos con los que tienen esos activos y necesitan capital.

mercados financieros

Principales productos de inversión financiera

Los productos de inversión financiera son instrumentos con los que los agentes económicos negocian para transferirlos por fondos, es decir, existe un intercambio de recursos por activos.

Pero además, los emisores transmiten el riesgo inherente del activo. Y esta es una de las características de los activos financieros, el riesgo. Que junto con la liquidez y la rentabilidad dan origen a las distintas categorías de activos que podemos encontrar en los mercados.

Como norma general, los productos que ofrecen una mayor rentabilidad, también tienen un mayor riesgo y una menor liquidez; y por el contrario, a menor rentabilidad, menor riesgo y mayor liquidez.

Renta fija

Son valores negociables que emiten las empresas y las instituciones públicas con la peculiaridad de que se puede estimar por adelantado el rendimiento que va a generar dicha inversión si se mantiene hasta su vencimiento ya que los emisores están obligados a pagar la cantidad estipulada en el periodo previamente establecido.

Hay que tener en cuenta que estos valores no están exentos de riesgo y que la rentabilidad final puede diferir de la prevista inicialmente dependiendo de las características estructurales de cada título de renta fija. Esto es así porque algunos títulos de renta fija están sujetos a tasas de interés variable, las cuales se ajustarán periódicamente.

Algunos ejemplos de productos de renta fija son las letras del tesoro, bonos y obligaciones del Estado así como cualquier tipo de deuda proveniente de organismos públicos. Con respecto a las empresas, nos encontramos con pagarés, bonos, cédulas hipotecarias, obligaciones, etc.

Este tipo de activos pueden ser útiles como medio para la preservación del capital y con el objetivo de obtener un rendimiento predecible. 

Renta variable

La característica fundamental de este tipo de activos es que en el momento de su compra no se puede conocer el posible rendimiento futuro ni tan siquiera está garantizada la devolución del capital inicial, aumentando por ello considerablemente el riesgo en comparación con los productos de renta fija.

Acciones

El producto estrella de la renta variable son las acciones. Las acciones son valores que otorgan a sus dueños participación en la propiedad de una empresa en la proporción adquirida.

Las acciones cotizan en mercados regulados al contado que se conocen como Bolsas de Valores. 

Invirtiendo en acciones podemos obtener rentabilidad mediante dos vías:

Evolución de la cotización. Buscamos que los precios de la acción suban como efecto de la revalorización de la compañía. Hay que tener en cuenta que los beneficios o pérdidas solo se hacen efectivos cuando se ejecuta la venta final y no antes.

Cobro de dividendos. Se trata de una repartición de los beneficios obtenidos que hace la empresa hacia sus accionistas. Se trata de un interesante ingreso pasivo pero que requiere de un gran capital invertido para que las rentas sean significativas.

Tipos de acciones:

  • Acciones de crecimiento (Growth stocks). Rara vez pagan dividendos y los inversores los compran con la esperanza de obtener una revalorización del capital.
  • Acciones de renta (Income stocks). Los inversores las compran principalmente por los dividendos que pagan constantemente.
  • Acciones de valor (Value stocks). Pueden ser valores de crecimiento o de renta. Tienen una relación precio-beneficio baja, lo que significa que contablemente se encuentran baratas. Se adquieren con la esperanza de que el mercado finalmente reconozca su valor y el precio se recupere.
  • Blue-chips. Son empresas conocidas y de gran capitalización con un sólido historial de crecimiento, lo que ofrece confianza y estabilidad al inversor. Por lo general, pagan dividendos.

Otra forma de categorizar las acciones es en base a su capitalización. La capitalización es el valor total de la empresa. Se obtiene multiplicando el precio de la acción por el número de acciones totales en circulación. Así, podemos diferenciar tres tipos de categorías:

  • Acciones de alta capitalización. Son las compañías mas grandes y estables con un capitalización superior a 10 billones de dólares americanos. Suelen tener una significativa representación en los principales índices bursátiles.
  • Acciones de mediana capitalización. Suelen tener una capitalización entre 2 y 10 billones. Presentan un mejor potencial de crecimiento con respecto a las de alta capitalización, pero a cambio también un mayor riesgo al no tener aún tanta estabilidad.
  • Acciones de baja capitalización. Aquellas empresas cuya capitalización está en el intervalo entre los 300 millones y los 2 billones de dólares. Se caracterizan por tener un alto potencial de crecimiento y elevado riesgo y volatilidad.

Fondos de inversión

Los fondos de inversión son instituciones de inversión colectiva basado en la participación cuyo precio o valor de mercado es el valor liquidativo que se calcula dividiendo el patrimonio total del fondo por el número de participaciones en circulación.

El aspecto más ventajoso y característico de los fondos de inversión es el tratamiento fiscal que tienen ya que los beneficios o pérdidas no se hacen efectivos para el inversor hasta que éste no ejecute el reembolso definitivo, permitiéndose el traspaso sin tributación entre fondos (reembolso de un fondo para suscripción a otro fondo).

Existe una amplia gama de fondos de inversión dependiendo de los activos financieros que lo componen: fondos monetarios, de renta fija, de renta variable, mixtos, de gestión pasiva, de retorno absoluto, globales, entre otros.

Fondos cotizados o Exchange Traded Funds (ETFs)

Se trata de fondos de inversión caracterizados porque se negocian en mercados secundarios, como si de acciones o derivados se tratase.

Esto le otorga una enorme ventaja con respecto a los fondos tradicionales ya que ofrece una flexibilidad total a la hora de comprar y vender (cotización en tiempo real) mientras que en los fondos tradicionales las transacciones se ejecutan según el valor de mercado, el cual se determina al cierre del día.

Los ETF son fondos indexados cuyo objetivo es replicar de la manera más fidedigna posible la evolución del índice en el que se basan.

Dentro de la gama de ETFs que se ofertan podemos encontrar, además de los que tratan de seguir la evolución del mercado, otros de naturaleza inversa así como con distintos apalancamientos; permitiéndonos una accesibilidad total al mercado.

Productos Derivados

Los productos derivados son instrumentos cuyo valor deriva de la evolución de otros activos financieros como las acciones, así como de activos tangibles (reales) como materias primas o metales preciosos. Estos otros activos sobre los que se crean los derivados se conocen como activos subyacentes.

Aunque este tipo de productos también se suelen utilizar para aprovecharse de la direccionalidad del precio, principalmente son usados por grandes instituciones con el objetivo de reducir el riesgo en sus carteras de los movimientos del precio mediante las llamadas operaciones de cobertura.

La cobertura no es más que tomar una posición equivalente en sentido contrario a la que ya se tiene en el mercado al contado. Con esto lo que conseguimos es que la potencial pérdida en esa posición inicial sea compensada con una potencial ganancia en esta posición abierta con derivados. Este tipo de estrategia es posible debido a que los precios de los mercados al contado y derivados se encuentran totalmente correlacionados, moviéndose al unísono gracias a mecanismos de arbitraje.

La cámara de compensación 

La cámara de compensación o Clearing House es una institución financiera que se encarga del cumplimiento de las obligaciones de los agentes. Para hacerlo, en primer lugar exigen la aportación de garantías como medio para reducir el riesgo de contrapartida (la posibilidad del incumplimiento de la obligación adquirida). Estas garantías actúan como depósito, el cual se recupera al cerrarse la posición.

Y llegado el caso en que alguna de las dos partes no cumpla con su obligación, es la cámara de compensación quien se encargaría de asumir las pérdidas generadas por esa parte incumplida.

El principal inconveniente que presentan es que las garantías suelen ser altas, lo que lleva a muchos agentes a negociar en mercados no centralizados (OTC) en el que se facilita la accesibilidad gracias a una disminución de las garantías.

Principales instrumentos derivados:

 

Futuros

El mercado de futuros es un mercado organizado (centralizado) donde los agentes acuerdan el intercambio obligatorio de una cantidad determinada de un activo en una fecha futura a un precio determinado.

Los contratos se pueden liquidar mediante dos vías: a través de una transacción de compensación, que se trata vender en caso de que se haya abierto un contrato de compra (y viceversa); o mediante la entrega física del activo subyacente al vencimiento del contrato, liquidación que ocurre en escasas ocasiones.

Los Futuros están sujetos a unas fechas de vencimiento antes de su expiración. Los vencimientos son las fechas que establecen la vida útil de los contratos. Generalmente se suele operan sobre aquel contrato con el vencimiento más próximo, excepto que queden pocos días para dejar de existir y el siguiente contrato con vencimiento posterior ya negocie un mayor volumen.

Cuando la fecha de vencimiento es alcanzada, la posición se cierra automáticamente. En caso de que se quiera seguir manteniendo abierta, se debe hacer un roll-over de manera manual con el que traspasamos la posición al siguiente vencimiento. En esencia es una operación simultánea de compra y venta.

 

Opciones

Las opciones también cotizan en un mercado centralizado donde a diferencia de los Futuros, en los que existe obligatoriedad en la ejecución del acuerdo; los contratos de opciones otorga al comprador el derecho pero no la obligación de ejecutar la compra o venta del activo negociado en el momento del vencimiento. La parte vendedora, por el contrario, sí está obligada a comprar o vender en caso de que el comprador ejecute su derecho.

La parte que se asume en el contrato es de vital importancia ya que tienen condiciones sustancialmente diferenciales. Mientras que el comprador siempre tiene pérdidas limitadas y ganancias ilimitadas, el vendedor puede tener pérdidas ilimitadas y ganancias limitadas.

Esto es así porque el comprador solo tiene derechos, lo que hace que su pérdida esté limitada al valor de la prima (precio de la opción), mientras que el vendedor siempre cobra la prima (se ejerza finalmente o no el contrato) pero el carácter de su parte le obliga a asumir la posibilidad de tener que hacerse cargo de pérdidas ilimitadas (que serían las ganancias ilimitadas del comprador).

Tipos de opciones

  • CALL. Derecho de compra.
  • PUT. Derecho de venta.

 

Clasificación de las opciones según su situación

  • Una opción se encuentra dentro del dinero o “In the money” si al ejercerla el comprador obtiene beneficios. El precio del subyacente es superior en caso de una CALL e inferior en caso de una PUT.
  • Una opción se encuentra fuera del dinero o “Out of the money” si al ejercerla no obtenemos beneficios. El precio del subyacente es inferior al precio de ejercicio de la CALL o superior en caso de una PUT.
  • Una opción se encuentra en el dinero o “At the money” si al ejercerla se encuentra en la frontera del beneficio y la pérdida debido a la cercanía entre el precio del activo subyacente y el precio de ejercicio de la opción.

 

Otros derivados

  • Warrants. Son productos que incorporan el derecho pero no la obligación de comprar o vender el subyacente en la fecha de vencimiento
  • Forward. Contrato privado entre dos agentes cuyo vencimiento de la transacción se aplaza a una fecha futura concreta y se ejecuta en un mercado no centralizado. En esencia es lo mismo que los contratos de futuros con la diferencia de que los Forwards los agentes fijan las condiciones según sus necesidades, y en los Futuros las condiciones están estandarizadas.
  • Swaps. Contrato privado ejecutado en mercados no centralizados mediante el cuál se intercambian flujos de caja en una fecha futura.
  • CFDs. Contratos por Diferencias. Son contratos entre dos partes ejecutados en mercados no centralizados que permiten beneficiarse del movimiento del precio de los productos subyacentes sin la necesidad de ser titulares de los mismos. Son mercados tipo Spot cuyo vencimiento es inmediato.

Índices bursátiles

Un índice es un producto formado por un conjunto de activos cotizados que reúnen unas determinadas características.

Existen principalmente dos formas de composición de un índice:

  • En función del precio. Mediante la media aritmética del precio de los valores que lo componen. Se trata de sumar el precio de todos los valores y dividirlo entre el número total de valores.
  • En función del valor. Es el método más utilizado. Se construye en base a la capitalización de cada valor, donde cada uno de ellos tendrá una mayor o menos influencia en la evolución del precio del índice dependiendo de su valor de mercado.

Son realmente útiles para conocer el comportamiento general de ese grupo de activos y poder hacer análisis comparativos de fortaleza/debilidad.

Además, como los índices se utilizan como Benchmark o referencia, se suelen tener en cuenta a la hora de evaluar el rendimiento para los gestores o inversores. Puede que hayas obtenido un 8% de rentabilidad este año, ¿Es una buena cifra? Pues depende, porque si tu índice de referencia ha logrado un 30% significaría que el rendimiento no ha sido tan bueno.

Para la gran mayoría de inversores los índices de referencia pueden resultar tremendamente útiles como instrumento de inversión ya que abarca todos los valores que lo componen, evitando así la tarea de tener que seleccionar y acertar, nosotros mismo o un gestor, con aquellos que creamos que vayan a tener un mejor rendimiento.

Algunos de los principales índices bursátiles son:

El índice de referencia más conocido e importante es el S&P500 (Standard & Poor ‘s 500), compuesto por las 500 empresas con mayor capitalización que cotizan en la bolsa estadounidense. La evolución de este índice se toma como el mejor indicador de la renta variable estadounidense, y uno de los indicadores más fiables para valorar la salud de la economía.

Hay diversas maneras de invertir en este tipo de productos, desde operativa al contado, fondos de inversión o ETFs, hasta en formato de productos derivados.

Mercado de Divisas

El mercado de divisas o Forex (Foreign Exchange) es el mercado financiero que más transacciones registra, convirtiéndose en el más grande del mundo.

Además de su extrema liquidez, su principal característica es su accesibilidad ya que está abierto 24 horas (solo cierra los fines de semana).

A él acuden los agentes para intercambiar monedas. Y para hacerlo, este mercado está estructurado mediante cruces de divisas. Estos cruces están compuestos por la divisa base (primera) y la divisa cotizada (segunda).

Las principales divisas en base a su negociación son:

mercados financieros

Los cruces de divisas se clasifican en: 

Principales o Mayores

Son los más negociados. Contienen el dólar estadounidense como moneda base o cotizada. 

Cruces o Menores

También tienen una liquidez considerable. Son aquellos que se forman a partir de divisas mayores pero que no incluye el dólar estadounidense. Algunas de las más importantes son:

Exóticos 

Compuestos por una moneda principal y otra de un país emergente o con una economía más débil. Algunas de las más importantes son:

mercado forex

El mercado de las divisas se ve afectado básicamente por factores políticos y económicos de relevancia como políticas monetarias, tipos de interés, inflación, desempleo, déficits…

A nivel operativo y desde el punto de vista especulativo es importante que nos quedemos con el concepto de que si compramos EUR/USD estamos apostando a una subida del par, que en términos fundamentales sería fortaleza del euro y debilidad del dólar estadounidense. De forma inversa, si vendemos o entramos en corto en EUR/USD nosotros obtendríamos beneficios si el precio cayera, evidenciando una debilidad del euro y una fortaleza del dólar estadounidense.

Los 10 pares de divisas más negociados en 2020 según Statista son:

 

Con respecto a las cantidades de negociación, existen distintas medidas estandarizadas:

  • Lote. 100000 unidades de la divisa principal.
  • Mini lote. 10000 unidades de la divisa principal.
  • Micro lote. 1000 unidades de la divisa principal.

Criptomonedas

Las criptomonedas son un tipo de divisas alternativas en formato de monedas virtuales.

Una de sus principales características es la implementación del uso de la criptografía como medio de seguridad para garantizar las transacciones.

Su carácter descentralizado es otra de las grandes ventajas y es que no están sujetas a ninguna empresa o gobierno que pueda controlar su funcionamiento o estructura. Además, gracias a la tecnología bockchain tampoco existen intermediarios, lo que hace reducir significativamente los costes de transacción.

Actualmente existen miles de criptomonedas, la mayoría de ellas sin utilidad real; aunque hay algunas pocas con muy buenos proyectos fundamentales detrás cuyo objetivo es convertirse en medios de pago, unidad de cuenta y/o depósito de valor, siendo la más conocida Bitcoin.

 

criptomonedasBitcoin

Fue la primera criptomoneda en ver la luz en 2009, presentada por Satoshi Nakamoto en un paper que impactaría sobre el rumbo de la actividad económica mundial.

Se presentó como alternativa al sistema monetario para hacer frente a la inflación que generan las políticas monetarias de los Bancos Centrales sobre las monedas tradicionales. Esta expansión monetaria se basa en imprimir sin control nuevo dinero, lo que provoca una continua pérdida de valor de dichas monedas.

Bitcoin expone un nuevo paradigma al intentar ofrecer lo mismo que ofrecen las monedas tradicionales con la ventaja significativa de eliminar la posible inflación gracias a haberse fijado el número máximo de unidades puesto en circulación. Es decir, que no es posible generar nuevos bitcoin a partir de los existentes. Los que hay son los que son.

Materias primas

También conocidas como Commodities o productos básicos. Generalmente se tratan como insumos destinados para el uso comercial, para la elaboración de otros productos.

Existen diferentes grupos:

  • Metales. Oro, plata, cobre, platino, aluminio, paladio.
  • Energías. Petróleo, carbón, Gas Natural.
  • Agrícolas y ganaderos. Trigo, maíz, avena, cebada, soja, cacao, café, azúcar, cerdo, ganado vivo o de engorde.

Además de la compra del bien de forma física, podemos invertir en materias primas a través de productos financieros como Fondos de inversión, ETFs, Futuros, etc.

Mis libros, formación de calidad para todos: